Autor Tema: Mis artefactos hinchables  (Leído 146 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado JotaErre

  • Grumete
  • *
  • Mensajes: 7
Mis artefactos hinchables
« : 21 noviembre, 2021, 02:56:59 am »
Como ya comenté en mi presentación, hasta ahora, he hecho el grueso de mis navegaciones en kayak en hinchables. Los motivos para ellos son los siguientes:

1) Divido mi tiempo de navegación en kayak entre dos zonas muy alejadas entre sí: la Costa Brava y las Rías Baixas. Un hinchable es más fácil de transportar...

2) Y, relacionado con lo anterior, mi mujer no cree en eso de "ir ligero de equipaje", así que más me vale que mi kayak ocupe el menor espacio posible en el maletero.

3) En ambas costas, mi residencia está a un par de kilómetros de la playa o rampa más cercana, en la cual es un milagro poder aparcar, así que voy andando... cuanto menos pese y ocupe el kayak, mejor.


Así que empiezo con el que fue mi primer kayak y que me vició en esto... el Itiwit (Decathlon) EB-100, que es el antecesor de los típicos kayaks de Decathlon que se ven en verano en casi todas las playas. Es similar en construcción (flotadores de vinilo dentro de una cubierta exterior de poliester y suelo de vinilo), pero mucho más pequeño... y mucho más barato, su precio solía ser de 60€, y las últimas unidades se vendieron en oferta por 40€.



¿Y qué obtienes por ese precio? Pues un kayak muy ligero (Decathlon decía que 3 kg, en mi báscula, más bien eran 4) y, como la mayoría de hinchables, corto y ancho (215 cm de eslora por 95 de manga). Con esa eslora, evidentemente, es lento. Si quieres criticarlo, además, puedes decir que la posición de remado (encima del "travesaño", sin apoyo para la espalda y con las piernas flexionadas) se hace incómoda si vas a estar más de una hora paleando, y que tarda muchíííííísimo en secarse. A cambio, puedes llevar a un niño de hasta 10 años entre las piernas, y es muy resistente. Además, aguanta razonablemente bien si el mar se pone un poco movido (hasta olas de 0,5 metros y viento de fuerza 3 se puede llevar con seguridad, aunque el viento de costado le hace derivar bastante a sotavento). En mi opinión, una excelente alternativa a los Intex Explorer y Sevylor Riviera, con prestaciones similares, pero mucho más ligero.

Un día pensé "Si fuera un poquito más ligero, tendría un kayak que podría llevar siempre encima". Me puse a buscar en Internet sobre "kayaks hinchables ultraligeros" y descubrí en concepto del packraft... quedé enamorado de la idea, aunque no de sus precios. Pero entonces, encontré el Klymit Litewater, que probablemente sea el packraft más asequible en la actualidad, y no pude resistirme. Por menos de 200€, transporte incluído, tenía un packraft.



El Litewater es lo que, en el mundillo del packraft se llama un "crossraft", es decir, una embarcación que da más importancia a la ligereza y el mínimo espacio plegada que a sus cualidades marineras. El fabricante anuncia un peso de 1200 gramos, y en mi báscula, dio 1400. Para rematarlo, compré para ella una pala que puede dividirse en 5 partes, de manera que la más larga tiene unos 40 cm de longitud. Así, packraft y pala caben en una mochila de 5 litros de Decathlon, y, además, también me caben gorra, bañador, toalla, una camiseta, y todos mis trastos diarios (móvil, cartera, llaves, ...). ¡si tienes miedo de que te pille el Diluvio Universal y quieres llevar siempre encima un kayak por si acaso, el Litewater es tu kayak!

Este tipo de embarcaciones están pensadas para excursiones con un componente principal de caminata y un componente secundario de kayak (cruzar un río o un lago), pero, como a mí me gusta llevar la contraria, la he usado siempre en el mar. Evidentemente, es lento, el viento de costado le afecta mucho, se dobla con las olas y cualquier ola que rompa mete agua en la bañera, pero, aún así, no es un juguete a merced del viento y las corrientes, sino que, hasta fuerza 3 y olas de medio metro, se maneja aceptablemente. Sorprendentemente, la posición de remado es muy cómoda, pues tiene un pequeño cojín inflable integrado para sentarte, y puedes apoyar las lumbares en la parte interior de la popa.

El Litewater me confirmó que no era descabellado usar un packraft en el mar, pero quería algo más rápido y marinero. Le tenía echado el ojo a dos modelos concretos, el Alpacka Caribou y el Kokopelli Rogue Lite. Pero ambos salen por más de 1000€ puestos en España, y me parecía un gasto francamente elevado... cuando, de pronto, me surgió la oportunidad de comprar un Kokopelli Rogue Lite nuevo, con una pala de fibra de carbono incluída, con un descuento más que importante... no lo dudé-





Como veréis, me he enamorado de este packraft. En estos momentos, el mercado de los packrafts está muy dividido entre los "crossraft", de los que ya he hablado antes, y los packraft de aguas bravas, que incluyen todo tipo de extras (cubierta, respaldo, musleras, aletas...). Con el Rogue Lite, Kokopelli intentó crear un packraft marinero pero minimalista: la caja solo trae la embarcación, el asiento (un cojín hinchable), la bolsa y tubo de inflado y un parche por si acaso. Y, como cantaba Loquillo, "no necesita más". Pesa algo más que el Klymit Litewater (2,5 kg), pero es mucho más barco. Tiene una eslora de 220 centímetros, y una manga de 90.

Evidentemente, con esa eslora, no puede ser rápido. Yo lo he cronometrado a unos 6 kilómetros por hora si paleas como un molinillo, pero no se puede mantener esa velocidad más que unos pocos cientos de metros. Una velocidad de crucero razonable está entre los 4 y 5 km/h, en situación de viento y olas moderados. Si queréis buscarle críticas, otra es que, al ser una embarcación abierta, salir de una playa con olas rompientes es misión imposible. Pero, dicho esto, tiene sus ventajas, además de la ligereza y del poco espacio que ocupa: la posición es muy cómoda, con la parte interior de la popa del flotador haciendo de respaldo. Y, lo más importante, aguanta condiciones de viento y mar que yo no me creía: he salido con olas (de viento mediterráneas, que son muy puñeteras) de un metro, y viento de fuerza 4 que luego subió a fuerza 5, y el Rogue Lite lo aguanta perfectamente y con seguridad. El viento de costado le hace abatir un poco, pero no demasiado. Uno de mis trayectos habituales es ir a la Isla de Cortegada desde la rampa del Cavadelo, en Vilagarcia (Ría de Arousa). Son 2,5 kilómetros, y es habitual encontrar viento de costado de fuerza 3. Apuntando unos 200 metros a barlovento del punto en el que deseo recalar, llego "clavado"... 200 metros de abatimiento en 2,5 kilómetros me parece una buena marca para un kayak hinchable y con el suelo plano. Incluso me lo hice una vez con un viento de fuerza 4 en contra... la verdad, fue un poco de cabezonería mía, habia salido con menos viento, pero, en cuanto me alejé un poco de la rampa, subió. Como el trayecto no se aleja de la costa más de 1 kilómetro, grité "¡pues por mis muertos que llego a la isla!". Y llegué. Tardé una hora para un trayecto que me suele costar unos 35 minutos, pero sin más problema (NOTA: en todo momento tenía cerca una costa a la que podía desviarme si el viento me superaba). Y, además, cuando encuentras el ritmo de paleo que necesita, apenas "menea" la proa. Eso sí, es un ritmo constante y relativamente seguido, como te pases unos segundos sin meter la pala en el agua, gira 180º, avanza unos cuantos metros con la popa por delante, y se para.

Está claro que no es un kayak para hacer salidas de 30 kilómetros, pero, para el uso que le doy yo (salidas de entre 2 y 3 horas, con un máximo de unos 10 kilómetros recorridos), cumple perfectamente. Y, además, no tienes la necesidad de volver al punto de partida. Al llegar a la playa, se aclara con una ducha, se seca enseguida, se pliega, a la mochila, y ¡de vuelta!

En una mochila estanca de Decathlon de 40 litros, cabe el Rogue Lite junto con los remos, bañador, toalla, muda de ropa... ¡y hasta un neopreno! Si tu excusa para no tener un kayak es el espacio, el Rogue Lite (o algún otro packraft de características similares) acaba de quitártela.

Desconectado JT

  • Grumete
  • *
  • Mensajes: 25
  • El sol y la sal
    • ---
  • Kayak: Dagger cortez 15 - rotomod oceanic
Re:Mis artefactos hinchables
« Respuesta #1 : 21 noviembre, 2021, 23:43:23 pm »
Hola compañero. Me parece perfecto que disfrutes con un hinchable, si te gusta y te sientes comodo pues ya esta no necesitas mas, pero terminas diciendo "si tu excusa para no tener un kayak es el espacio.......etc" Tengo que decirte que eso NO es un kayak.
El que vende hace la propaganda que le interesa y a cualquier cosa le llaman kayak porque suena muy bien. Es como si una bruja te vende una escoba y te dice que vuela 😳, pues no vuela solo barre. Un hinchable no es un kayak, un autovaciable no es un kayak. A lo mejor es que soy un "purista" 😁.
No siempre podemos tener lo que nos gustaria, la situacion de cada uno nos condiciona.
Saludos compañero y a disfrutar navegando aunque sea en un barreño 👍
« Última Modificación: 22 noviembre, 2021, 13:02:47 pm por JT »
Cuánto más trato con las personas más me gustan los animales