Autor Tema: Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza  (Leído 6291 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Gallaecia

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 168
    • AGKM
Re:Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza
« Respuesta #15 : 11 marzo, 2013, 04:10:42 am »
Hola:
A causa de temas familiares no pude contestar antes, pero por fin puedo sentarme un ratillo y terminal el relato.

Quedamos viajando a punta Subrido. Este cabo plantea un antes y después en el mar de fondo. Al pie de la torre blanca que soporta el faro, se encuentran unos imponentes bajos donde bate el mar. Aquí se puede observar el tamaño del mar de fondo que nos espera fuera de la ría. Y ciertamente era grande. Normalmente tiendo a alejarme de los bajos con mi embarcación habitual a causa de la direccionalidad del mismo y lo mucho que se nota el oleaje de rebote. En este caso, a medida que me acercaba notaba algo extraño, el oleaje de rebote practicamente no se notaba, o como mucho resultaba amortiguado, lo cual y sumado a la mayor maniobravilidad del barco me insuflaba mas confianza.
Una vez superado este cabo observamos la salida de la ría y el siguiente punto a alcanzar, punta Robaleira. Durante el trayecto se pasa por la vertical de la playa de Melide y el mar de fondo se hace ca vez mas intenso. Por el momento estamos a resguardo del viento y el tramo se realiza de forma cómoda disfrutando del tamaño del oleaje, como de un ascensor se tratara. La llegada a Punta Robaleira cambia las cosas radicalmente. Es la salida de la ría y presenta algunos bajos sumergidos que hacen que el mar de fondo levante de forma imponente. Me centro en atacar esta montaña rusa y sigo hacia el exterior de la ría. No noto nada especial en la navegación a excepción de la velocidad, mayor de lo que estoy acostumbrado, y la forma de pinchar la ola cuando baja y toma velocidad. Pincha el mar, pero no se entierra, abre y recupera rápido para seguir navegando. Cuando me quiero dar cuenta, ya estamos fuera de la ría y se desata el viento con toda su intensidad. En este último tramo iba aumentando en algún punto, pero al dejar el Norte al descubierto empezó a soplar con toda su furia. Era dificil escuchar a Manolo a pocos metros y según su opinión teniamos F5, bien. Al mar de fondo se unía ahora el mar de viento. Cuando encuentro estas situaciones, mi cerebro se pone en modo dificultad y me centro en negociar la siguinte ola. Durante unos minutos me dedico a hacer esto sin fijarme en otras cosas, y experiementando durante esos momentos comportamientos del barco curiosos. En primer lugar la maniobravilidad, es facil llevarlo a donde uno quiere, pero sin perder el punto de direccionalidad necesario para mantener el rumbo, de echo es en la cresta de las olas donde se puede maniobrar de forma mas extrema, inmediatamente despues se pega al mar y sigue el rumbo. Y digo bien se pega, porque poco a poco dejaba de negociar olas y empezaba a relajarme, a reir. Manolo se percata de lo que sucede, el barco se pega como una lapa al mar y cuanto peor está, mas parece que se pega. Navegamos hacia al Norte paralelos a la costa de la Vela, o eso creía yo mientras dialogaba y negociaba con el mar. Manolo me hace notar que nos alejamos de la costa y hay que pegarse mas a ella. Cambio el rumbo y me centro en el monte Facho, monte sagrado de los celtas. Cuando nos encontramos paralelos a la torre blanca de cabo Home Manolo me hace notar algo extraordinario. Olas de rebote surfeables. Cierto es, ante mis ojos olas con crestas espumantes se dirigen hacia nosotros en mitad de aquel maremagnum. Nos adentramos mas en aquella situación y se convierte en una batidora. La cuestión es que no negocio nada, simplemente navego y disfruto. El barco literalmente se pega como una ventosa. Lo llevo a donde quiero y corta el oleaje de forma estupenda. Noto sobre mi cuerpo la intensidad del viento, pero no sobre el barco, no se abate ni hace extraño alguno. Tengo una peligrosa sensación de seguridad, y eso no me gusta. Un problema y aparecemos en CIes. Una última prueba, dejo el barco a la deriva y observo que mansamente se pone de costado al oleaje y así permanece.
Llega la hora de regresar, de surfear. Manolo inicia la marcha y con unas pocas remadas se pone a una gran velocidad. En mi caso no conozco el barco y es el instinto y los movimientos interiorizados quienes toman el mando, no consigo arrancar bien, todo son dudas. Manolo me alecciona como buen maestro que es. Ordena dejar el barco a la deriva, abandonando las piernas y pies del contacto con el barco. Se pone de costado y estable. Aquí llega una gran lección. Tengo mi cadera bloqueada y el barco hará lo que hace mi cadera. Me relajo y efectivamente, el barco queda estable, tiende a la estabilidad en aquella marejada. No hace ningún extraño. Iniciamos nuevamente la marcha y por fin empiezo a relajarme, surfeo algunas olas y el trayecto a Punta Robaleira se realiza en un abrir y cerrar de ojos. Intento surfear alguna ola grande en este punto, pero mi cuerpo, la falta de sueño indica que la gasolina se terminó y entra el motor diesel.
Nos dirigimos a Nerga, a surfear. Una de las mayores preocupaciones que tengo en este sentido es la rompiente cerca de la orilla. Tengo surfeado en esta zona y en alguna ocasión tengo experimentado ese problema, y lo cierto es que aprecio mi cuello. Una vez en la playa Manolo comprueba este extremo surfeando una de las grandes. Me anima con otras mas pequeñas. Pillo velocidad con mucha facilidad a pesar de mi cansancio. EL barco se mueve rápido, mas de lo que estoy acostumbrado. La proa no se hunde en el mar cuando la cresta está ya a la altura de mi cabeza. Pongo la punta de mi pala en la cresta de la ola, me encanta hacer eso, crece mas y aumenta la pendiente, la velocidad, la ola ya sobrepasa mi cabeza, es hora de salir. Uso mi cadera ladeando a la izquierda. Responde, aunque menos de lo que imaginaba, cosa que me agrada pues no tiende a cruzarse y mantengo el control de la situación. Toca meter pala y tirar de piernas, remonto justo antes de que rompa. Fantástico, lo intento una segunda ocasión, el resultado, el mismo. Esta vez me dejo ir un poco mas y toca remontar mas trecho de rompiente. Encarar la rompiente, maniobrar resulta sencillo. Encaro las rompientes mas pequeñas y el barco las remonta con seguridad. EL problema me surge cuando llego a la zona donde las olas se derrumban, y era un día que decimos que hace cerrojo, es decir, se desploman verticalmente. Me coincide en el peor momento, en la serie grande. Veo una columna de agua hacerse cada vez mas alta, muy alta, y de repente a Manolo cual juguete deslizarse por ella. Su barco en toda su extensión ocupa parte de la zona superior del tobogán y se desliza a toda velocidad. Me quedan dos opciones, esquimotar si la ola rompe sobre mi o intentar remontarla. No hay tiempo a pensar ella decide y rompe un poco antes de la proa, decido remontar. Craso error. Es una gran masa de agua y pronto me supera. Me derriba. QUedo a la espera debajo del agua con la intención de que la resaca me sobrepase, pero no sucede así, me arrastra. Estoy muy escaso de oxigeno a causa de mi agotamiento y falta de sueño, así que decido salir. La intención es realizar un esquimo clasico, pero la presión del agua por la zona de salida era muy fuerte y apenas me permite mover el brazo lo cual me garantiza un fracaso. Decido salir por el lado contrario, pero eso exige otro tipo de esquimo, de pecho. Me revuelvo y me situo. En todo momento estoy en contacto con la cubierta del barco, la bañera mas cerrada permite esto de forma excelente. La idea es exponer la cara de la pala a la presión del agua con lo cual me levantará. Para ello es preciso girar un poco el barco, lo consigo braceando con el brazo izquierdo y posteriormente presentando la cara de la pala groenlandesa a la resaca. FUnciona, ya tengo la cabeza por encima de la espuma y espero a que la presión de la resaca disminuya. Es el momento de levantarse. Las piernas aunque descolocadas singuen en contacto con la cubierta del barco, es una gozada. Inicio la recuperación, y cuando la estoy completando la pala toca el fondo. Estoy casi en la orilla.
 Aquí termina la historia, pues el resto es un regreso relajado disfrutando de excelente conversación y vistas de lujo.
Resumiendo, y desde el punto de vista de una persona acostumbrada a un barco muy direccional, decir que el Skua me sorprendió muy gratamente. Lo veo como un barco maniobrable, pero lo suficientemente direccional para afrontar mala mar y travesías manteniendo el rumbo de forma adecuada. El comportamiento en condiciones adversas de mar, con viento, mar de fondo y olas de rebote son increibles, plantea al kayakista una seguridad soberbia en tales situaciones. Se me antoja un kayak muy polivalente pues surfea muy bien y puede ratonear en la rocas con maniobravilidad suficiente. Por otro lado la velocidad es bastante mas de lo que estoy acostumbrado, lo cual permite travesías importantes de forma cómoda. Como comenté la modificación de la bañera los refuerzos, la cubierta baja y otros detalles, en mi caso hace que puntue mucho este barco. Tenía en mi lista un  único barco desde hace mucho tiempo para comprar, ahora tengo otro duro competidor que tengo que valorar. Me gustaría cargarlo en una travesía en autonomía con la intención de observar el nivel de carga que puede llevar y el comportamiento navegando en tal situación.

Sin mas un saludo, ojalá que mi experiencia podais reproducirla o aproximaros a ello y valorar lo que yo aprecié.
« Última Modificación: 11 marzo, 2013, 04:14:55 am por Gallaecia »
Pongo pie en tierra, hoy me ha dejado ir. Ha cobrado tributo ahogando mis penas

Desconectado jílar

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 11636
  • Navegando por Ferrol
    • Kayak Cabo Prior ( KCP )
  • Kayak: Goltziana Solaris, Fun Run Rocker
Re:Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza
« Respuesta #16 : 11 marzo, 2013, 12:43:24 pm »
Cuando te pones, te pones, eh Manuel :)
Para mi su mayor pega es relacionado con esto, teniendo el coche que tengo ;)
http://lavidaessilbar.blogspot.com.es/2013/03/proyecto-de-reforma-del-reglamento.html

Desconectado urruti

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 493
  • Kayak: Skua - Zephyr
Re:Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza
« Respuesta #17 : 11 marzo, 2013, 13:18:21 pm »
Hola Gallaecia,
Estaba esperando la 2ª parte del relato, y ha merecido la pena. Muy interesante.
Saludos y gracias.

Desconectado manel

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 1036
  • POR LOS MONTES O LA RIA DE FERROL
  • Kayak: FUN RUN BIG BOY , FUN RUN SKUA
Re:Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza
« Respuesta #18 : 11 marzo, 2013, 14:50:45 pm »
Muy buen relato de la prueba Manuel   :wink:

Desconectado nautae

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 1024
  • ¿Oyes?...... ¡esto es música!
Re:Probando la última versión del Skua con Manolo Pastoriza
« Respuesta #19 : 11 marzo, 2013, 21:13:20 pm »
Gracias Gallaecia, un relato muy interesante.