Autor Tema: Paseo por la Historia del Kayak  (Leído 3871 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado melilla

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 1089
Paseo por la Historia del Kayak
« : 24 mayo, 2007, 00:32:23 am »
    
HISTORIA DEL KAYAKISMO

Los orígenes

Se desconoce el origen exacto del kayak, pero se sabe que fueron los esquimales los primeros en usarlo. Se supone que es la embarcación más antigua que se usa en la actualidad ya que se calcula que tiene más de 3000 años. Fueron utilizados por los pueblos aleuitanos, los Inuits del norte de Canadá, Norses de Groenlandia e Islandia, Lapones del norte de Europa y las tribus Koryak y Chukchi de la Siberia

Según algunos historiadores, la palabra kayak significa "ropa para andar en el agua" ya que era construido a las medidas exactas del remero; otros indican que significa "hombre-barca". Hoy en día hay palistas que sostienen que el kayak hay que ponérselo, no meterse en él. En la sociedad esquimal, los menores no podian utilizar estas embarcaciones y sólo al alcanzar la mayoría de edad, y sus medidas definitivas, la familia, casi en un acto ritual, le construían su kayak. Se decía que si un esquimal salía a cazar y no regresaba era porque había usado un bote prestado.

Los esquimales crearon también prendas específicas para esta actividad como el anorak construído usando tripas de pájaros entre otros materiales, también habían desarrollado una especie de cubrecockpit que sólo dejaba al descubierto la cara del remero.

Desarrollaron también técnicas, como el roll, que le permitían adrizarse rápidamente en caso de un vuelco, ya que la exposición al agua helada podía matarlos en pocos segundos, además es sabido que los esquimales no sabían nadar.

 

Los Inuits

Hace aproximadamente mil años el clima del hemisferio norte varió aumentando considerablemente su temperatura, lo queredujo la capa de hielo. Aprovechando estas condiciones favorables, se produjo una serie de migraciones de dos pueblos esquimales. Por una parte, los "Inuits" de Alaska (conocidos tambien como la cultura Thule) ocupando lo que hoy es el norte de Canadá, llegando incluso hasta el noroeste de Groenlandia. Por otra parte el pueblo "Norse" de Islandia, extendió sus fronteras llegando hasta el sudeste de Groenlandia.

Los Inuits, hábiles constructores de kayaks y otras embarcaciones eran muy distintos en apariencia física, idioma y costumbres de todas las tribus de Norteamérica. Se dividieron en diez grupos ocupando el ártico canadiense. Estos son: Mackenzie (región del río Mackenzie), Copper (golfo Coronación), Caribou (oeste de la Bahía de Hudson), Netsilik (Península de Boothia), Igloolik (oeste de la Tierra de Baffin y Península de Melville), Sadlermiut (Isla de Southampton), Baffin (este y centro de la Isla Baffin), Polar (noroeste de Groenlandia), Hudson (noreste de la Bahía de Hudson) y Labrador (costa norte y este de la Bahía de Labrador). Los kayaks de cada uno de estos pueblos, se fueron adaptando a sus propias condiciones climáticas y topográficas.

En muchos casos, los métodos constructivos usados por estos pueblos han caido en el olvido. Sin embargo, los esfuerzos realizados por investigadores privados y algunos gobiernos, como el de Canadá, han logrado reflotar parte de estos conocimientos. En base a dibujos y medidas de los cascos, se han alimentado programas de computadoras que calculan las líneas de agua en distintas condiciones de carga, además de velocidades máximas teóricas, desplazamientos, obra viva, centros de gravedad, flotabilidad y otros parámetros de arquitectura naval. Estos kayaks eran sumamente veloces alcanzando velocidades de entre cuatro y seis nudos (7 y 11 km/h), cerca de los actuales kayaks de competición.

Existen en el norte de Canadá y Groenlandia, grupos tradicionalistas que llevan adelante programas de construcción utilizando las técnicas tradicionales y confeccionando planos e instrucciones de los distintos tipos de kayaks para que los mismos aficionados puedan construirlos duplicando la estructura original utilizándolos como lo hacían en la cultura tradicional de los pueblos esquimales, aleuitanos o siberiananos. Es remarcable la contribución constante del Museo Canadiense de la Civilización y el Museo Nacional de Hombre, también de Canadá.

Los kayaks eran ágiles y livianos y también lo suficientemente fuertes como para soportar los embates del mar. Se comenzaba realizando un armazón de madera que conseguían de los pocos árboles de la zona, o, como en el caso de los pueblos más del norte, de la que encontraban flotando a la deriva. Eran construidos por hombres y las distintas partes eran unidas con tarugos de madera o hueso y atadas con tiras de cuero. El soporte principal eran las regalas (bordes donde se unen la cubierta con el con los costados del casco); con esto se eliminaba la pesada quilla que se encuentra en otros tipos de embarcaciones.

El armazón era luego cubierto con cuero de foca o caribú al que se le había eliminado el pelo. Este trabajo era realizado por mujeres que cortaban los pedazos usando el "ulu", un tipo de cuchillo que usaban las mujeres; se estiraban y se cosían. Las costuras se impermeabilizaban con tendones de los animales cazados.

Se hacía entonces el cockpit con la estructura más elevada que servía de protección al remero. Se moldeaba el cuero usando agua caliente y se reforzaban usando correas de cuero.

Cuando llegaba el invierno, se les quitaba la cubierta y su estructura se guardaba boca abajo sobre pilares de piedra. El cuero era entonces preservado de los hambrientos animales. Al llegar la primavera se reparaba cualquier daño en la madera, las mujeres mojaban el cuero y lo volvían a coser con una doble junta impermeable. Todo debía ser realizado en el día antes que se secara el cuero. Cada vez que el kayak era usado, se lo secaba cuidadosamente y se lo impregnaba con aceite de foca que preservaba la cubierta y mejoraba su impermeabilidad.

El kayak fue convirtiéndose en una eficiente herramienta de caza desde donde se arponeaban focas, morsas y ballenas basándose más en su furtividad que en la velocidad para acercarse. En ríos o lagos primaba la velocidad, los kayakistas esperaban el cruce de los caribúes el sus migraciones, cuando llegaban al medio de la corriente, se lanzaban sobre ellos a máxima velocidad y los cazaban con sus lanzas. Los kayak utilizados eran muy largos y de casco redondo, sumamente rápido (e inestable) y se requería de una gran pericia para su manejo. Las presas cazadas eran recogidas por remeros jóvenes o viejos que no podían manejar estas embarcaciones, utilizando otras de casco más plano y anchas de mayor estabilidad.

En ocasiones el kayak era utilizado para pescar, pero otro de los usos importantes era como medio de transporte de carga y pasajeros. Dependiendo del tipo de embarcación los pasajeros podían usar un segundo cockpit atrás del remero, similar a los kayaks dobles actuales, o mirando hacia atrás en un alojamiento más grande, común con el del remero, o acostado en grandes bodegas. Cuando se llevaba cargas pesadas, o en caso de mares agitados, se unían dos o tres kayak formando una especie de balsa.

En 1725, Vitus Bering, de origen danés, guió una expedición de investigación geográfica desde la Siberia hasta las costas del Pacífico norte. Los pocos sobrevivientes que volvieron a Rusia trajeron consigo pieles de nutrias marinas. Se formó entonces la Russian-American Co. con el fin de explotar ese recurso. Los cazadores elegidos eran lo peor de la sociedad, vulgares piratas sin códigos morales que decían "Dios está demasiado alto y el Zar demasiado lejos". Llegaron a las islas Aleutianas y en base a tormentos y asesinatos, lograron someter a los esquimales que allí vivían. Forzaron a los Aleutianos a cazar las nutrias por ellos forzándolos a jornadas de trabajo más que interminables. Los esquimales organizaron las más terribles travesías que recuerde la historia. Adaptaron sus baidarkas (voz rusa por kayak) dobles y triples para poder vivir en ellas. Comían, dormían y hacían todas sus necesidades sin abandonar los kayaks remando a veces más de 1000 millas sin tocar tierra. Los rusos retenían a sus esposas e hijos dentro de los barcos y si los cazadores no cumplían con la cuota asignada de pieles arrojaban a uno de los chicos por la borda, y si se producía algún problema de disciplina, se cometían peores atrocidades. El esquimal que enfermaba era asesinado.

La cacería fue tan exitosa que casi se extinguió la nutria de mar en la zona. Los invasores decidieron entonces continuar hacia el sur por la costa de Alaska manteniendo el estado de esclavitud de los esquimales y recién los dejaron en libertad llegando casi a la actual California.

Los kayaks de los Inuits son excelentes ejemplos de una tecnología desarrollada a lo largo de los siglos con el refinamiento que le confiere el uso y perfeccionamiento diario. Las diferencias geográficas, culturales y habilidades de cada pueblo han resultado en una embarcación única para cada región. Hoy en día podemos distinguir cuatro desarrollos típicos según la zona donde fueros desarrollados:

    *
      Kayaks del noroeste de Groenlandia
    *
      Kayaks de la Isla Baffin y Labrador
    *
      Kayaks de la zona del estrecho de Bering
    *
      Kayaks de las Islas Aleuitanas

 

 

En la era moderna

El primer documento que hace alusión a la existencia del kayak esquimal, es del año 1424, obra del cartógrafo danés Clavus, de acuerdo al avance de las exploraciones, especialmente del norte de Europa.

En 1535, el francés Jacques Cartier, al regresar de un viaje por lo que es hoy Canadá, describe las canoas utilizadas por los indios de esa región. Por esa época el barón La Honteau proporciona las primeras informaciones sobre la longitud, peso y materiales utilizados en la construcción de estas embarcaciones. En 1557, el explorador inglés Burrogh comenta haber visto a los esquimales navegar y cazar en los mares del norte utilizando kayaks.

En 1765, un misionero describe diez técnicas usadas por los esquimales para realizar el roll utilizando la pala, las manos, e incluso ayudado por un arpón.

El nacimiento del kayakismo moderno podemos ubicarlo en el año 1865 cuando un abogado escocés llamado John Mc Gregor sorprende a Londres al desplazarse por el río Támesis en una embarcación construida de acuerdo con las normas esquimales. El Bob Roy, que así se llamaba el kayak en cuestión, tenía una longitud de 4,57 mts. y 76 cm. de ancho; estaba íntegramente construido en madera de cedro y encina y su peso aproximado era de 30 kg. Con este bote efectuó una gran cantidad de travesías por ríos europeos llegando hasta el litoral de Palestina y el río Nilo.

Mc Gregor fue relatando sus experiencias en libros que tuvieron gran éxito entre el público, especialmente el titulado "A thousand miles in the Rob Roy canoe on rivers and lakes of Europe" y anexó una gran cantidad de adeptos entre los jovenes londinenses. Tal es así que al poco tiempo se fundó el Royal Canoe Club, primer club de kayakismo del mundo y que recibió la aprobación de la reina Victoria en 1873. El 27 de abril de 1867 se corre la primera carrera de canotaje en las aguas del Támesis, la distancia era de una milla. Se cuenta que Napoleón III, en esa época soberano de Francia, invitó a Mc Gregor para organizar una competencia durante la Exposición Universal de París. El escocés y un grupo de amigos apareció por las aguas del Sena tras haber cubierto el recorrido desde Londres a remo.

En 1880 se funda en Estados Unidos la American Canoe Association, que dado su origen americano, se inclina más a la canoa canadiense. Este tipo de embarcaciones se hace conocer en Europa en 1885 cuando se funda un club de remo en la ciudad de Bonn, Alemania, y se empiezan a realizar las la primeras competencias internacionales como la que se corre sobre el río Po, en Turín, en 1889.

En 1885 el noruego Fridtjof Nansen utilizó kayaks esquimales en su aproximación al polo norte, especialmente en el regreso donde debió sortear los espejos de agua que se formaban entre las masas de hielo

A fines del siglo XIX, Italia organiza una expedición al polo norte llamada Estrella Polar. Amadeo, Duque de Aosta, lider de la misma comentará más tarde que tuvo la ocasión de usar pequeños kayaks utilizados como trineos tirados por perros. Probablemente se haya referido a los pulkas, embarcaciones similares al kayak utilizados por los pueblos lapones que sobre la nieve eran arrastrados como trineos tirados por renos.

En el año 1900 un estudiante de arquitectura de Munich llamado Alfred Heurich construyó un modelo de kayak desmontable en madera y lona engomada al que llamó Delfín. Cinco años más tarde vendió su patente a Johann Klepper, un sastre de Rosenheim, que en poco tiempo se convirtió en un poderoso empresario fabricando kayaks desmontables con su marca ayudado en el diseño por el navegante Carl Luther. Eran livianos, fácil de desmontar y transportar, y se hicieron muy populares en Alemania, hasta tal punto que se introdujo como especialidad en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Mientras tanto, en 1904, nace la Federación Francesa de Canotaje, más orientada a la canoa canadiense que al kayak; los hermanos Monneret son los que las importan y empieza a notarse entre los palistas una rivalidad entre los que apoyan al kayak, más ágil y veloz y los partidarios de la canoa, más estable y con mayor capacidad. En 1909 C. E. Layton cruza el Canal de la Mancha usando un kayak Klepper.

Otro deporte que estaba en auge en esa época era el montañismo que, a pesar de la distancia permite un crecimiento del kayak que de a poco va venciendo los principales ríos de montaña. El 16 de julio de 1921 se realiza en el río Isar, en Alemania el primer campeonato internacional de descenso con la participación de atletas bávaros, suizos y austríacos.

Se empiezan también a popularizar las grandes travesías y en 1923 Karl Schott rema utilizando un kayak Klepper desde Berlín, Alemania hasta la India, bajando por el Danubio hasta Grecia, recorre el Mediterraneo, el Canal de Suez, cruza el Golfo de Arabia hacia el Océano Índico bordeando la India hasta Calcuta. Tres años más tarde Roald Amundsen utiliza kayaks en su expedición al polo norte y en 1928 el Almirante Byrd los utiliza en su viaje al polo sur

En el verano del año 1927, un palista del Kayak Club Viena llamado Hans Eduard Pawlatta, basándose en los informes de de los exploradores Nansen y Jophansen, perfeccionó el roll esquimal haciéndolo más sencillo y eficiente. La maniobra quedó en la historia con el nombre de Esquimo-Pawlatta. Esta técnica permitió a los kayakistas perder el miedo a volcar en la zona de los rápidos dando un mayor auge a la actividad. Pawlatta fue también el primero en realizar el roll con las manos, sin ayuda de la pala.

En 1928 el capitán Franz Romer con un Klepper modificado intentó cruzar el Océano Atlántico entre Lisboa (Portugal) y Estados Unidos. Este veterano de la primera guerra mundial de 29 años, demoró 58 días en cumplir la primera parte del viaje, desde las Islas Canarias hasta St. Thomas en las Islas Vírgenes, llegando más tarde a Puerto Rico. Romer llenó su Deutscher Sport, nombre que le dió a su kayak, con alimentos, y dormía en su asiento con un cubrecockpit especialmente diseñado que lo cubría por completo, dejando sólo un tubo para respirar. Progresaba con su remo pero más con una vela en un mástil montado sobre la cubierta, el cual tenía un sistema que comandaba el timón sin importar si él estaba dormido, tomando la posición o simplemente descansando. La carga en el kayak era tal que sólo pudo estirar la piernas para poder dormir un poco mejor cuando consumió la suficiente cantidad de alimentos. Esto le traía fuertes dolores y atrofia muscular.

A mediados de septiembre y después de recuperarse durante seis semanas en St. Thomas y de una breve parada en San Juan de Puerto Rico, enfiló hacia la ciudad de Nueva York. Habiendo sobrevivido a un huracán después de su partida de Lisboa y de otro a poco de partir de Las Palmas, Romer perdió por una hora un alerta meteorológic y se deslizó al corazón de la tercer tormenta. Después de 72 días y habiendo recorrido unos 7.400 km. (4.000 millas náuticas), se perdió frente a las costas de Nueva York. El periódico New York Times dedicó muchas editoriales buscando dilucidar este triste episodio. Pasarían 28 años para que otro kayakista intentara el cruce del Atlántico.

Un explorador inglés, Gino Watkins, aprendió varias técnicas directamente de los Inuits durante su exploración en 1930, entre ellos el "eskimo-roll", pero desafortunadamente desapareció en su viaje al Ártico al poco tiempo.

En el año 1931, un expedición británica liderada por Gino Watkins recorre el polo norte. Estos fueron los segundo europeos, después de Nansen en remar, cazar y convivir con los esquimales. El libro de Spencer Chapman "Watkins last expedition" documentó esta travesía en trineos y kayaks.

En la primavera de 1932 se inicia uno de las más importantes travesías que se recuerden. El alemán Oskar Speck navegó en solitario utilizando un kayak doble recorriendo 55.000 km. a lo largo de siete años. Remó por el mar Jónico y el Egeo frente a las costas de Grecia, continuó por el Éufrates hasta desembocar en el Golfo Pérsico; después por el mar Arábico llegó a Ceilán, siguió por el golfo de Bengala hasta el mar de Andamaán; por el estrecho de Malaca llegó al mar de Java. Después de muchas tormentas, calor agobiante y ataques de nativos y tiburones, desembarcó en el mar de Flores primero y en el mar de Banda (Indonesia) después, finalmente arribó a Dar y Papúa (Nueva Guinea) desgraciadamente al llegar a las Islas Jueves ,golfo de Australia, es absurdamente detenido por autoridades australianas. El 5 de setiembre de 1939 Alemania provocó la Segunda Guerra Mundial y sólo por su origen alemán debió pasar siete años en un campo de detención aliado.

Otro gran palista de travesía fue Heinz Peppenberger, uno de los primeros en navegar por el sudeste asiático. Partió del golfo de Siam llegando siete años más tarde a la ciudad de Hong Kong recorriendo unos 43.000 Km. La mala fortuna quizo que en la costa de Aden lo sorprenda un fuerte Monzón que causa la muerte de sus compañeros. Peppenberger sobrevive milagrosamente pero no por mucho tiempo ya que enfermó de disentería y muere 1938

En 1933, Fridel Meyer navegó la costa oriental de Gran Bretaña en un viaje muy publicitado por ese entonces.

El 11 de setiembre de 1932 se realiza la primera competencia de slalom. Más que como una competencia deportiva esta prueba se concibió como una exhibición de habilidad y facilidad en el manejo del kayak, hasta el punto tal que se realizo en la tranquilas aguas del lago Hallwyl en Suiza. En ese mismo año la IRK, primer organismo internacional fundado el 19 de enero de 1924, y a pedido de los austríacos fijó una escala de dificultad, de grado 1 a 6 que se mantuvo vigente hasta fines de los años 70.

La primera verdadera competencia de slalom se realizó en 1933, tambien en Suiza pero en el rio Aar considerado como de grado 2-3. En 1935 Ferruccio Casorati funda en Italia el Gruppo Milanese della Canoa y en 1936 se crea la Reale Federazione Italiana di Canottaggio, esto le permite a Italia participar en la Olimpíadas de Berlín.

El 1937 tiene lugar en el río Dunajec, en Polonia, el Campeonato Mundial de Descenso que sin embargo no fue reconocido por la Federación Internacional. En 1938 en Suecia, tiene lugar el primer Campeonato Mundial de Velocidad.

Los primeros campeonatos de slalom consistían en pasar entre boyas y palos clavados en el fondo según la propuesta suiza, pero poco después los austríacos comenzaron a usar bolas de color colgadas de cuerdas, un principio similar al que se usa en la actualidad. La pruebas de slalom se fueron multiplicando hasta que la Segunda Guerra Mundial les puso fin.

De la posguerra a nuestros días

Durante la contienda bélica algunos grupos comandos comenzaron a utilizar kayaks para desplazarse, entre estos el oficial británico conocido como "Blondie Hasler" dirigió un grupo especial que más tarde sería el "Special Boat Squadron". Arribó en total silencio al puerto de Burdeos (Francia) utilizando kayaks la noche del 12 de diciembre de 1942 y en un acto de sabotaje con bombas y minas subacuáticas provocaron serios daños en las naves alemanas que se encontraban en el lugar.

Por otra parte, son poco conocidas las historias de las Operaciones Jaywick y Rimau, misiones llevadas adelante en la Segunda Guerra Mundial por los comandos australianos del Z-Group que remaron 3.000 millas en seis semanas hasta Singapur para hacer estallar barcos japoneses.

Después de la Segunda Guerra Mundial se funda la International Canoe Federation (ICF). Suiza, que había sido neutral en la última contingencia bélica, era el único país de Europa que tenía el suficiente poder económico como para organizar los primeros campeonatos mundiales de canotaje. Entre el 30 y el 31 de agosto de 1949 se corre en el río Rhone, en Ginebra, el primer Campeonato Mundial de Slalom con la participación de 81 palistas de 7 paises. Si bien dos años antes se había desarrollado una competencia similar, no contaba con el patrocinio de la ICF, es así que aún no se ha llegado a un acuerdo sobre el verdadero "Primer Campeonato Internacional de Slalom". En 1959 se realiza otro campeonato en el río Haute Vesere, en Trignac, Francia.

En 1950, el explorador y antropólogo americano John Goddard, descendió junto a Jean La Porte y André Davy los 6.632 Km. del río Nilo. El recorrido se inició en las fuentes del Kagera, en Burundi, y terminó en la ciudad portuaria de Rosetta, sobre el Mediterráneo egipcio.

En el año 1954, tres kayakistas alemanes, Hans Seefeld, Heinz Sokol y Egon Kuhn, repiten el viaje de Oskar Speck rumbo a Australia en ocasión de los juegos Olímpicos de Melbourne. Reman a un ritmo vertiginoso y la travesía les demanda tres años, casi cuatro menos que a Speck.

En 1956, el Dr. Hannes Lindemann consigue, por primera vez, cuzar el Océano Atlántico usando un kayak Klepper modelo Aerius II de dos asientos, bautizado Liberia III. Parte de Las Palmas, en las Islas Canarias el 20 de octubre con 80 kilos de carga en las bodegas y 72 días mas tarde, el 30 de diciembre, llega a la Isla St. Martin tras recorrer casi 6.000 km. En su travesía se asistió con unas velas que el mismo había diseñado. Lindemann sufrió de atrofia en sus piernas, ampollas e infecciones por alternar condiciones secas y húmedas, además de la privación del sueño. Como sucedió en el primer cruce del Atlántico, recién pudo estirar sus piernas después de haber comido parte de sus provisiones y hacer un lugar para dormir un promedio de cuatro horas. Irónicamente, cuando pudo empezar a dormir con más comodidad, el clima se tornó tan áspero que lo forzó a largas vigilias. En varias oportunidades dió vuelta de campana y a mediados de diciembre pasó un día y medio aferrado al costado de su bote dado vuelta esperando las condiciones para realizar un autorescate. Su aventura fue plasmada en el libro "Solo a través del Océano". Algunos historiadores consideran a Lindemann como el primero en cruzar el Atlántico en kayak. Lo cierto el que Franz Romer lo consiguió 28 años antes. No conforme con su travesía, poco tiempo después repitió la hazaña siendo no sólo el primer hombre, eso si, en cruzar el Atlántico dos veces.

Los kayak seguían siendo los modelos de tela fabricados por Klepper desde hacía cincuenta años, pero para el campeonato de 1959, un palista de Nueva Gorica, Eslovenia, más tarde nacionalizado alemán, llamado Anton Prijon aparece con un nuevo modelo de kayak basado en la canoa de descenso, además patenta un tipo de remo con la pala ovalizada y en forma de cuchara y utiliza, por primera vez, el cubre-cockpit de neoprene. En 1962 Anton y su esposa inician su propio negocio de kayaks en Rosenheim, Alemania, especializándose en modelos para competencias olímpicas, expediciones y agua blanca.

En el verano de 1960, Chris Hare, recorrió la costa oeste de Groenlandia desde Juliane Haab hasta la isla Disko. También por esos años, diez jóvenes del tradicional club de remo de Darmouth, Inglaterra, "Ledyard Canoe Club", navegaron la costa japonesa en kayaks dobles, de óptima performance para aguas abiertas.

En el 69, John Dowd, un neozelandés, fundador de la revista Sea Kayaker y autor del clásico libro Sea Kayaking, intentó seguir la ruta de la Operación Rimau llevado a cabo por los comandos autralianos del Z-Group. La ruta no era del todo conocida ya que si bien la operación fue un éxito, no quedaron sobrevivientes y la documentación es escasa. De todas maneras remó 500 de las 3.000 millas recorridas atravesando el sur de China y el mar de Java hasta Sumatra.

Los años '70 marcan el fin del monopolio de los kayaks Klepper de tela al empezar a utilizarse el plástico reforzado con fibra de vidrio y en 1971 Tom Derrer crea su empresa Eddyline Kayaks en Boulder, Colorado. Además, la técnica se va refinando cuando Milo Duffek utilizó por primera vez una maniobra que hoy lleva su nombre y que permite un rápido desplazamiento de la proa, indispensable para realizar un rápido giro entre dos corrientes de agua contrapuestas. En 1972, el slalom ingresa al mundo olímpico al ser parte de las Olimpíadas de Munich. Para esto los alemanes construyeron en Augsburg un rápido artificial. En 1976 nace en Estados unidos la firma Perception, otra empresa lider del kayakismo.

En la década del 70, nuevamente John Dowd, junto a tres compañeros, remó desde Venezuela hasta Miami uniendo islas del mar Caribe

En 1976, Derek Hutchison y un grupo de amigos, cruza el Mar del Norte, desde Inglaterra hasta Bélgica, en 31 horas. Un año antes había intentado el mismo cruce, pero falló en su intento y debió ser rescatado por un ferry que pasaba por el lugar.

Al año siguiente, en 1977, el diseñador de botes inglés Frank Goodman, con tres amigos circunvalan por primera vez el Cabo de Hornos remando sus Nordkapps. Los kayaks llegaron dañados desde Inglaterra y debieron ser reparados en el lugar, secando la resina y la fibra de vidrio sobre una estufa. En su travesía descubrieron un lago en la isla Cabo de Hornos la cual no figuraba en ningún documento.

En 1981 Anton Prijon adquiere una gigantesca máquina de 12 metros de altura que permite la fabricación de kayaks por un nuevo método de extusión llamado "rotomoldeado" lanzando el primer kayak de este material, mucho más resistente y flexible, en 1982 conocido como "Taifun".

A principios de los '80, el neocelandés Paul Caffyn circunvaló Islandia, Japón, Australia y Nueva Zelandia, este último viaje le llevó 75 días y fue descripto en el libro "Oscurecido por las olas". Pero su mayor reto fue en 1981 cuando circumnavegó Australia recorriendo 9.420 millas en 360 días. Partió en diciembre desde Queenscliff, cerca de Melbourne y con Isadora, su Nordkapp de casi 6 metros, debió enfrentarse con tiburones blancos que golpeaban permanentemente su kayak, cocodrilos de mar, serpientes marinas, ciclones tropicales e intrincados manglares. Pero lo peor fueron los acantilados que a veces se extendían más de 100 millas sin una entrada, especialmente los acantilados Zuytdorp sobre la costa oeste. Caffyn debió remar 30 horas sin interrupción para encontrar un lugar donde pudiese juntarse con el equipo de apoyo que lo seguía desde la playa en un vehículo todo terreno. En un momento llegó a remar 69 millas en 24 horas y eran comúnes piernas de 50 millas. El vehículo de apoyo no lo pudo seguir cuando recorría la costa norte por lo cual debió pasar cuatro meses totalmente solo. La travesía fue completamente a fuerza de pala y en ningún momento se ayudó con velas.

En 1985 Fuchs, quien un año antes junto a Neuber cruzó el Cabo de Hornos en pleno invierno, y Porter consiguen alcanzar el polo norte magnético. Ese mismo año nueve hombres y una mujer, incluido el periodista americano Joe Kane recorrienon la totalidad del Amazonas; unos 8.500 Km. partiendo del arroyo Apacheta, a 5.700 m.s.n.m, fuente del Amazonas peruano. Sólo cuatro llegaron al Atlántico tras superar traicioneros rápidos, enfermedades misteriosas y a la guerrilla de Sendero Luminoso.

También en 1985 Greg Blanchette recorre 1.200 millas rodeando el archipiélago de Hawai en un Nordkapp.

En 1987 se logra el primer cruce del Océano Pacífico en Kayak. Lo consigue el norteamericano Ed Gillet quien partió de Monterrey (California) el 25 de junio y finalizó en Hawai. Remando 2.200 millas en 63 días por mar abierto. Esta travesía fue auspiciada por la firma Patagonia de EE.UU. Gillet utilizó un Necky Tofino doble de producción al que llamó Bananafish y le colocó un mástil con una vela que no pudo usar ya que ese año la corriente de El Niño invirtió los vientos. Partió con 300 kg. de alimentos y equipos entre los cuales contaba con un desalinizador para asegurarse la correcta provisión de agua, sin embargo perdió su equipo de comunicaciones en la segunda semana dejándolo totalmente aislado las restantes ocho. Como en la fecha prevista no apareció su familia intentó iniciar una búsqueda pero el departamento de Guardacostas se negó a hacerlo.

Cuatro días después de haberse quedado sin comida y alimentándose con su pasta dentífrica; 40 horas de vigilia y con vientos y corrientes que lo desviaban hacia el norte, Gillet llega a Kahului Harbor y desembarca en Maui Beach marcando la más larga travesía sin asistencia. Ningún otro kayakista intentó jamas el cruce del Pacífico.

El mismo año el polaco Piotr Chmielinski navegó durante seis meses en el río Amazonas, desde su origen en el río Apurimac hasta su desembocadura en el Océano Atlántico.

 

En 1992, Prijon instala una fábrica de remos en su Eslovenia natal, y se disputan los XXV Juegos Olímpicos en Barcelona con una nutrida participación del canotaje olímpico. En 1996 Toni Prijon Jr., hijo de Anton, campeón mundial de slalom en K1 en varias oportunidades, se hace cargo de las empresas Prijon GmbH en Rosenheim, Alemania. En 1993, nuevamente Prijon lanza al mercado el "Hurricane", primer kayak íntegramente diseñado en computadora.

En 1999 la expedición "La Niña", compuesta por cinco mujeres en tres Seaward simples y uno doble recorren 1.140 millas en 119 días desde Port Simpson, en Alaska, hasta Vancouver en la frontera entre Canadá y Estados Unidos.

Jon Turk logra en el año 2000 una de las travesías más importantes en el Pacífico norte partiendo de Japón en el mes de mayo y arribando a Alaska en septiembre del mismo año. Uno de los grandes problemas es que el compás y otros equipos de navegación no funcionan bien en esas latitudes. Él y su equipo utilizaron kayaks Prijon Kodiaks equipados con velas FastYak. Bordearon las islas Kuriles hasta Kamchatka, cruzaron el Mar de Bering bordeando Siberia hasta la isla San Lorenzo y llegando a Alaska tras cruzar el estrecho de Bering. Turk y su equipo debió enfrentar días con visibilidad cero a causa de la niebla, mares congelados y olas de siete metros. Pasó un total de nueve noches en el mar, incluyendo una pierna de 180 millas (tres noches). En total recorrió 2.000 millas en 100 días.

A pesar de los tres cruces anteriores del Atlántico, el de Peter Bray en 2001 tiene una particularidad, los cruzó de oeste a este sin la asistencia de las corrientes y vientos tropicales y sus aguas cálidas. Para la travesía construyó un enorme kayak autoadrizable con un compartimiento para dormir y sistemas de alta tecnología como GPS, teléfono satelital, rastreador, unidad desalinizadora y bomba de achique eléctrica; todo alimentado por celdas solares. Cargó víveres para 100 días y partió en junio de 2000 de Saint John's en Terranova. Tran un exitoso primer día de navegación despertó el segundo día con el cockpit inundado más de la mitad y la bomba de achique sin funcionar. Empezó a usar la bomba manual pero eso le impedía avanzar. El agua ingresaba mas rápido que lo que él podía sacar. Presintiendo que la embarcación se hundía infló los flotadores de emergencia y pidió ayuda. Pasó 32 horas en el agua helada hasta que fue rescatado por una embarcación de Guardacostas.

El 22 de junio del año siguiente volvió a salir del mismo lugar con el mismo proyecto. Pero esta vez se encontró con una tormenta que lo sacó 60 millas de su curso; rompió una pala y una tapa de tambucho; tubo un encuentro muy cercano con una orca poco amistosa y una corriente en Islandia lo desvió tan al norte que el poco sol de la región impedía el funcionamiento de los paneles solares. Pero después de 76 días de remo continuo divisó los primeros barcos de pesca de la flota irlandesa, llegando a Beldereg, Irlanda el 3 de septiembre.

En los últimos años, hemos sido testigos de una gran difusión del kayakismo a niver mundial. Gracias a los nuevos materiales y diseños se han logrado embarcaciones más veloces y seguras. Esperemos que el futuro traiga muchos palistas más.

Nota: Este relato está extraido de http://www.pueblitoexpediciones.cl/historiadelkayak.html