Autor Tema: Cañón lento-Cañón largo  (Leído 5407 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Alfonso

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 2397
Cañón lento-Cañón largo
« : 03 diciembre, 2007, 17:37:44 pm »
El río Segura, desde su nacimiento hasta entrado en la provincia de Murcia, experimenta un gran desnivel que en el pasado se aprovechó para la producción de energía eléctrica en infinidad de pequeñas centrales que abastecían localmente a la población.

El curso del río se modificaba con la construcción de presas que retenían y acumulaban el agua precisa para producir la fuerza necesaria que generase la electricidad. Estas alteraciones no producían grandes cambios en el paisaje por el tamaño doméstico de aquellas centrales hidroeléctricas, hoy casi todas cerradas.

En otros casos era necesario acometer grandes movimientos y modificaciones del paisaje, como es el caso de la Central de Almadenes, cuyo impacto afecta a los términos municipales de Calasparra y Cieza. La construcción de la presa de La Mulata en el centro del Cañón de Almadenes y del canal subterráneo de cuatro kilómetros por el que discurre casi todo el caudal del río constituyó en su día una catástrofe para las especies que allí habitaban.

Con el paso de las décadas, la naturaleza se ha vuelto a adueñar de la zona, creando dos paisajes bien diferenciados. El primero de la presa aguas arriba, es un remanso de paz y agua plácida que fluye mansamente entre las escarpadas pero no inaccesibles paredes de piedra, cuya vegetación colma las riberas y que tantas veces he descrito.

Lo locales conocemos esto como “el cañón lento”,  y de la presa de la Mulata hacia abajo, “el cañón rápido”. Los últimos años han estado marcados por la sequía y la explotación brutal de todos los acuíferos, repercutiendo directamente en el caudal de agua descendente. Por supuesto los intereses económicos de los propietarios de la central de Almadenes les obligan a usar el máximo de agua, dejando el sobrante discurrir por el curso natural del río, el cañón.
 
Este cañón de cuatro kilómetros es una joya con paredes de más de cien metros que caen a plomo, es una herida profunda en la roca, brusca e inesperada, fruto de milenios de erosión.  Hace no mucho fue un curso de aguas bravas de alto nivel, que una vez al año era descendido en barcas rústicas fabricadas con neumáticos de camión forrados y protegidos. El riesgo es muy alto, el fuerte desnivel  forma torrentes, cataratas, sifones y trampas en las orillas que obligan a no soltarse nunca de la embarcación y siempre tratar de mantener el rumbo por el centro de la corriente.

En un lateral del cañón  se encuentra la cueva-sima de La Serreta, refugio humano desde la prehistoria, con multitud de pinturas rupestres e incluso un asentamiento romano. Tiene su entrada desde el exterior, a través de un complicado agujero hoy reformado y accesible, se piensa que originariamente se accedía a través de una escalera tallada en la cornisa, hoy desaparecida. Una enorme abertura se asoma al cañón, ventana formidable de esta maravilla cercana.

Por debajo, muy por debajo y en vertical discurre un escaso torrente que crea lagunas aisladas y por donde apenas nadie transita, es necesario nadar grandes tramos sin corriente que ayude y franquear obstáculos colosales formados por las moles de roca que se han desprendido de las paredes del cañón y lucen ahora domesticadas y redondeadas por el agua. La umbría del lugar las viste de musgo aterciopelado, les hace parecer disparatados cojines desperdigados al azar.

Toda la zona es un gigantesco queso subterráneo, multitud de cuevas, simas y galerías inundan el subsuelo, una gran masa de agua fósil permanece en lo profundo, producto de las filtraciones de una gran parte de la Mancha que son retenidas por una barrera pétrea  e invisible que sustenta la zona. En los últimos años se han perforado decenas de pozos para extraer este recurso desde diferentes puntos de la montaña, vertiendo el caudal directamente al suelo y deslizándose por el curso de ramblas hasta el cañón, siempre desde la primavera hasta el verano. Estas zonas irreales, paraísos temporales, crean a los lados del esporádico río una serie de pozas imposibles que son muy gozadas por los mas jóvenes o intrépidos, que no dudan en darse la caminata monte a través para llegar a una Asturias diminuta en pleno agosto murciano.

Todo esto lo ha pagado “El Borbotón”, manantial histórico descrito por los romanos como “La fuente negra”, y que a un costado del río dejaba escapar sus aguas a través de una bañera natural con aspecto de piscina diminuta, y suelo de guijarros redondeados y bullentes. La temperatura constante a todo lo largo del año y los diferentes colores de las aguas al fundirse son ya recuerdos del pasado. En verano cruzábamos el río y una vez dentro de la  influencia del Borbotón notábamos el frío, al contrario que en invierno, donde me sumergía cada domingo después de un largo paseo, al mediodía y sin viento alguno, el agua parecía casi cálida, transparente y pura, y al acercarme a la frontera de color, el frío del agua invernal me hacía retroceder.

El cañón rápido puede ser explorado desde la presa de La Mulata a pie por difíciles senderos hasta sus dos primeros kilómetros, luego hay que mojarse para cruzar los embalses largos y encajonados entre paredes verticales. Entre ellos se suceden pequeñas presas naturales hasta llegar al punto en que el agua no se interrumpe ya hasta contactar de nuevo con el río. Es un tramo de un kilómetro, angosto, encajonado, y muy difícil de visitar.  El agua está prácticamente quieta y la fauna es abundante, acostumbrada a la soledad.

Cuando te aproximas al final del cañón y a la derecha, unas delgadas cataratas dejan caer el agua sobrante del canal subterráneo que metros arriba lleva el agua a la central eléctrica. El agua que ha producido la energía sale al río con fuerza por la derecha , recorre unos cientos de metros y una zona larga de rápidos que terminan en el Borbotón, hoy silenciado.

De nuevo el río se abre y tranquiliza debido a que dos kilómetros abajo comienza el canal de la Hoya García. Este canal también desvía el agua para su aprovechamiento eléctrico y a su vez configura un río tranquilo, sin corriente, amplio y silencioso. 

Mi excursión favorita tiene las compuertas del canal de la Hoya García como inicio. Llego allí por una serie de carreteras rurales en mal estado, y al final un tramo de tierra. El feliz abandono del lugar deja crecer la vegetación ribereña que impide acercarse al agua, no hay “entraores” que son las veredas que los pescadores practican para su deporte.

Puedo meter el barco al río desde un árbol caído que me acerca a la superficie del agua, pues el talud es de un metro y vertical, el sábado pasado casi hago agua, pero jadeando logré al fin tener las piernas dentro. Muy dulcemente se remonta el río, a la izquierda una orilla de cañas y detrás campos de cultivo, a la derecha una muralla de juncos y secano, hasta llegar a los cerros que anuncian la proximidad de Almadenes. Estos cerros son de caliza estratificada, de manera que parecen obra del gigante loco del Lego, muy desértico y lunar, apenas separado del agua por una línea de juncos y cañas. Es frecuente encontrar a la derecha pequeños zorros buscando nidos en las paredes, galápagos en el agua y gallinetas jugando al despiste.

Al cubrir los dos kilómetros se nota que la corriente es más fuerte, a escasos metros del inicio del cañón y central eléctrica. El Borbotón queda a la derecha, frente a una pared de piedra de cinco metros, sobre la acequia excavada en la roca a un metro por encima del río, obra romana y hoy funcionando.

La dificultad mayor está aquí, unos rápidos de lado a lado del río impiden el remonte, cubren un tramo de cincuenta metros que son una prueba para cualquiera, se puede apreciar el desnivel a simple vista. Solamente en una ocasión he logrado remontar este tramo sin bajarme, con un K-1 Román y pala europea, y que me pilló bien, todo hay que decirlo.

El sábado no pude con el Skua, la corriente es mas fuerte incluso cuando sales de las olas, porque el río está encajonado entre dos paredes de hormigón y bajo una pasarela construida para tomar  medidas de velocidad y caudal, el primer dato puedo asegurar que es alto, muy alto. Por suerte y bajo la superficie, estas paredes se mantienen sobre dos pasillos que, con el agua a la rodilla, permiten caminar contra el agua, agarrando el barco con la mano. El agua estaba muy fría, pero la tarde cálida y las ganas me pudieron.

Una vez superado el tramo, con los muslos insensibles y jadeando, te puedes meter de nuevo en el barco y palear cien metros, cambiándote a la orilla opuesta para enfrentarte a la boca de salida de la central, que expulsa el agua torrencialmente hacia la pared opuesta. Es necesario poner proa  a la corriente, cruzando el barco y simplemente con toques ligeros de pala vas desplazándote hacia el otro lado de la salida, con cuidado de no desestabilizarte por los remolinos y borbotones.

Una vez superado este tramo, que es tan fácil como aparentemente difícil, te encuentras en la boca del Cañón, aquí las paredes caen a plomo al agua, en alguna grieta crecen higueras, y muy en lo alto algunas chumberas. Las múltiples repisas naturales albergan en verano a infinidad de nidos de golondrinas y vencejos, pero el rey de aquí me esperó de nuevo el sábado pasado, un búho real.

La primera y única vez que lo ví fue hace casi dos años, y pensé que se trató de un encuentro casual, pero sus continuos movimientos de uno a otro lado del cañón sobre mi cabeza sugerían una fuerte territorialidad. Su aleteo es flojo, las alas son muy redondeadas y lo mas destacable y reconocible es su gran cabeza, tampoco es demasiado grande, mucho menor que un águila.

Un par de martines pescadores salieron de mis barbas, paleé con mucho cuidado y silencio. Al llegar al final del tramo navegable busqué un sitio para desembarcar, las rocas húmedas y musgosas lo hacen arriesgado. Elegí entonces para salir el mismo sitio que las nutrias, que confiadamente han dejado aquí unos rastros clarísimos, huellas perfectas  e incluso deposiciones territoriales, un comportamiento diferente al de sus primas que operan en territorios compartidos con los humanos, a pocos kilómetros arriba o abajo.

Los fumadores usamos nuestro hábito a veces de manera conmemorativa, particularmente me luce mucho el llegar a un sitio difícil y entonces, echarme un cigarrito. Así lo hice, y luego descendí sin prisas, bajar los rápidos siempre es divertido, un par de corchos de pescadores enredados las zarzas, al chaleco. Me alegró después de pasar el Borbotón  un pequeño chorro de agua que caía al río entre las malezas, el agua fluye por donde puede.

La tranquilidad de los últimos rayos de sol vespertinos me acompañó  paleando, ahora los cerros áridos a mi derecha, el río quieto reflejando los colores del otoño, silencio absoluto.

« Última Modificación: 03 diciembre, 2007, 21:24:57 pm por Alfonso »

Desconectado Javier dlp

  • Moderador jefe
  • Marinero
  • *****
  • Mensajes: 2733
    • http://www.funrunkayak.com
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #1 : 03 diciembre, 2007, 22:54:00 pm »
Como siempre, muy bonito .
Podrias juntar todos tus relatos en el foro-blog....una idea... :)

Desconectado Key

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 2122
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #2 : 04 diciembre, 2007, 09:31:33 am »
Creo que no leo tanto rato seguido de nadie más. He oido los pájaros, el agua y hasta la cavitación de la pala. Diría que me ha salpicado y todo.

Eres un artista, Alfonso. Sin peloteos innecesarios.

Si necesitas asesoramiento para tu blog http://PoesiaNautica.blogspot.com, no dudes en contar con mi ayuda.

Aunque la idea de Javier también es buena.
K

@doctorkey

Desconectado hopeless

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 1056
  • Kayak: Sedna & Spartan, Fun Run
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #3 : 04 diciembre, 2007, 09:53:30 am »
Me adhiero a las felicitaciones por el relato (por toda la serie, en realidad) y a la sugerencia de alojarlos en un blog... :)

Desconectado kayakerante

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 1308
  • http://trotacolegios.blogspot.com/
    • http://trotapantanos.blogspot.com/
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #4 : 07 enero, 2008, 21:58:24 pm »
Si señor, me has recordado a mi cuando me meto en el Geni. tiene que ser un lugar interesante que visitar. Por cierto ¿que es k-1 Román? Pala Europea, es la que no es Groelandesa ¿no?
Lo importante de la vida no es lo que hayas vivido, sino lo que has dejado de vivir; experimenta, descubre,inventa, vive
http://trotapantanos.blogspot.com/

Desconectado Alfonso

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 2397
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #5 : 08 enero, 2008, 09:46:14 am »
Román Mangas es un fabricante de piraguas y también deportista de competición. El modelo Gull es un kayak de iniciación o entrenamiento para pista, pero muy cómodo y estable, muy apropiado para remontar ríos con corriente. La pala normal es a la que yo llamo europea, o clásica.

Desconectado Paco García

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 669
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #6 : 08 enero, 2008, 10:45:24 am »
Alfonso deberían hacerte un hueco en la oficina de turismo. Haces que uno se sienta obligado a conocer esos sitios. Por cierto me has hecho recordar, más en el otro relato, unas vacaciones que pasé en Yecla hace bastantes años. Fue un verano inolvidable con visita incluida a la cueva de "Los Chorros del Rio Mundo" ¿Conoces ese sitio?

Desconectado Alfonso

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 2397
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #7 : 08 enero, 2008, 11:54:42 am »
El nacimiento del río Mundo, en la albaceteña sierra de Riopar, muy bonito. Es una pena que durante los meses de Junio a Agosto el lugar se encuentre a rebosar de visitantes, centenares de vehículos y un aparcamiento monstruoso, inconcebible.
El verdadero atractivo del lugar es la enorme cueva que alberga el nacimiento, es un referente para la espeleología. Para llegar a la poza hay que subir un empinado sendero con escalones, en verano el calor es alto y no dudas en lanzarte al agua al mismo llegar. Jamás, en ningún sitio del mundo, he sentido un agua tan fría como allí. Las manos se agarrotan en una décima de segundo, no puedes cerrar los dedos para agarrarte a las rocas de la orilla.
El agua va descendiendo en cataratas que son conocidas  como "los chorros". Mis hermanas me han aconsejado recientemente que vuelva a visitar la zona, parece que se ha mejorado mucho en los accesos, número de visitantes e instalaciones, con un centro de interpretación de la naturaleza y una reserva animal muy importante.

Desconectado Paco García

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 669
Re: Cañón lento-Cañón largo
« Respuesta #8 : 08 enero, 2008, 12:03:00 pm »
Cuando fui yo no había tanta gente. Claro que ya fue hace unos años. Exploramos la cueva que tiene unas oquedades impresionantes aunque es muy joven y apenas si tiene formaciones (estalactitas y todo eso). Lo más impresionante el chorro en nedio del acantilado. Cuando salimos de la cueva recuerdo que dormimos al raso en el bosque. Como te digo fue hace unos años.