General > Técnica y seguridad

Relatos y su análisis para aumentar la seguridad

(1/127) > >>

jílar:
Hace unos días pude ver que en revistas de kayak varias (de habla inglesa), siempre incluían un artículo, o dos, sobre seguridad.
La forma de exponerla es que los propios implicados relatan lo sucedido y su posterior análisis, para ver dónde fallaron, qué podían haber mejorado, etc...

Un par de ejemplos de la revista Sea Kayaker, aunque es una revista de pago en su web (sección Artículos en línea )muestran relatos sobre seguridad que puede ver todo el mundo desde un ordenador.
El de febrero y el de abril y observáis que en cada edición hay siempre un artículo sobre seguridad. Sé que alguno no comprenderá el inglés, o le cueste mucho ponerse a leerlo, pero siempre podemos usar algún traductor, el de google por ejemplo.

El caso es que me parece muy didáctica y amena esta forma de hacer ver la importancia de los elementos de seguridad, qué hacer o no, etc... siempre viéndolo en casos reales de ese modo.

Sé que hay en este subforo dedicado a "Técnica y seguridad" algún que otro relato de experiencias vividas por foreros, y también por no foreros, en las que hemos participado alguno que otro, analizando el relato y dando nuestras sugerencias, incluso los implicados haciendo eso mismo, y seguro que todos hemos aprendido o llegado a dar la importancia a algún elemento o detalle que antes no caíamos en él.

Temas como estos que enlazo:
Hipotermia de Philip
Novatada de Remi
Experiencia televisada
Prudencia de nautae

Seguro que hay más, pero esos son los que he localizado antes de crear este tema, por si ya hubiera uno que recopilase todos esos tipos de temas.

Mi intención es tener un tema para este tipo de relatos, así será una buena guía y estará fácilmente localizable. Todos juntos, pero no revueltos, me explico. Observamos que si se crean individualmente llega un momento que pierden participación y caen en el olvido.

Lo mismo sucederá si los ponemos todos en un mismo tema, lógicamente cuando tengamos material que publicar, pero será una manera de tener un tema de referencia, y así los nuevos pueden llegar a él fácilmente, con breves indicaciones (el enlace sería lo ideal) por los usuarios que ya saben de él, o con una simple búsqueda de términos (pero en este caso tendría más posibilidad de surgir este tema si es bastante extenso y hay participación más o menos asidua).

Hombre, tampoco se trata de meterse o crear situaciones comprometidas para simplemente actualizar el tema :D no. Pero cuando surjan, pues sí.

Por ello os animo a publicar aquí tales relatos, y analizarlos entre todos.

Por ejemplo, de uno de esos relatos de Sea Kayaker, me ha llamado la atención que llevaba el palista más experimentado (aventura por Alaska) bengalas dentro de uno de sus tambucho es decir, no a mano y de uso directo. Anotación que él mismo luego analiza y saca la conclusión de cómo debería llevar esas bengalas.
O por ejemplo la importancia de llevar algo que comer, aunque sea una salida sencilla y breve, o líquido caliente, más que nada para prevenir y contrarrestar una posible hipotermia, por ejemplo.

Ah... que se me olvidaba enlazar, lo que recientemente ha publicado Dona en donde observamos que llevar una pala de repuesto no está de más, por muy sencilla o tranquila que sea la salida (veis, yo es algo que en teoría sé, pero que mayoritariamente no cumple en mis salidas, habrá que concienciarse)

Bueno, pues todo depende de nosotros.
Os animo a publicar esas situaciones de donde todos sacaremos algo en claro.

tachenduero:
buena idea jilar :grande11:

el_tomá:
Buena idea jílar, nada mejor que esmarmentar en cabeza ajena.
Ahora, el traductor de google... si lo pusieran a traducir tratados de paz, el mundo estaría siempre en guerra (y acaso cada vez peor). :evil:

jílar:
Bueno, yo ese par de artículos de Sea Kayaker me los leí directamente, buscando alguna que otra palabra desconocida para entener el relato.

Por ejemplo, el rescate en Alaska me gustó la explicación de que los socorristas le mandan contar de 1 a 10, continuamente, sin parar ...quien sea novato en eso (mi caso, y el del rescatado por lo que se lee) se preguntará la razón de ello, leyendo el relato yo interpreto que era para que los socorristas pudieran localizar de dónde venía la señal, se moverían con el helicóptero hacia direcciones diferentes, y donde vieran que la señal se recibía mejor, pues esa era la dirección hacia donde debían buscarlos.
Pero no tengo muy claro que sea así el funcionamiento (quien lo relata sólo anota que era para crear una señal constante y contínua, sin más explicación, cosa que le aclararon los rescatadores posteriormente, él no sabía de qué iba el tema), por mi desconocimiento en tales temas de rescate, animo a quién nos pueda aclarar con seguridad (¿Wenley, Gallaecia? ;) )

Otra cosa que saqué de ese relato es que en tales condiciones climatológicas, puede que la escucha sea más complicada de lo que creemos. En mi caso me afectaría mucho más que a otro palista con buena audición.

No sé, son detalles que te dan que pensar, y siempre se puede sacar algo útil.
Por ello también cuando nos enteramos de accidentes, con víctimas mortales, intento saber con detalle lo que sucedió y las condiciones del suceso, aunque a veces es imposible aclararlo con cierta objetividad.

jílar:
Venga, a ver si os animo y voy a exponer una de mis experiencias. No es que haya sido necesario ningún tipo de rescate ni nada parecido, pero bueno, ese día aprendí varias cosas, así que ahí va la historia. Quizá si hubiéramos tomado otras decisiones, sobre todo yo, acabaríamos con más problemas de los necesarios.

Según mi registro de fotos (cedidas por Tito), todo sucedió el día 16 de Julio del año pasado, 2009. Ese día fue ventoso, caluroso, con claros y nubes, incluso yo hablé desde mi casa (Ferrol) con Juan (Viveiro) para ver si anulábamos la salida, por lo visto en Ferrol pegaba más que por Viveiro, , según Juan por allí no pegaba tanto el aire, podíamos realizar el plan, así que me convenció y allá me voy. El destino era Ribadeo, donde junto a Tito intentaríamos realizar una travesía hasta Tapia y luego vuelta a Ribadeo. Unos 20 Km. en total.

Recuerdo que al llegar al embarcadero de Ribadeo (donde hay una playita y tienen club de remo los de allí) el viento no se apreciaba, en absoluto, más tarde me daría cuenta de que ese punto estaba totalmente resguardado de las ráfagas.

He intentado localizar el tiempo que hizo ese día, pero no veo tal servicio en las varias webs que he intentado (aemet.es principalmente), lo poco que he podido encontrar sería un resumen para ese mes del año
http://www.aemet.es/documentos/es/elclima/datos_climat/resumenes_climat/mensuales/2009/res_mens_clim_2009_07.pdf
En el cual el único comentario que nos interesa respecto al viento podría ser esta cita:
"Los días de vientos máximos en cada observatorio fueron de extensión muy variable, siendo los más frecuentes del 16 al 18 y del 20 al 25"

Y en la hemeroteca de La Voz de Galicia, lo que sería la predicción (ojo, predicción, no lo que realmente hubo, pero nos da una idea) para tal día, 16 de Julio http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2009/07/16/00031247721169105202753.htm

Cito lo destacable y que nos interesa aquí
"Su fuerza en el mar será de 3 a 5 en la costa Cantábrica y de 4 a 5 en Bares."

Nosotros pudimos comprobar que ese día en el mar abierto debía haber fuerza 5
acercándose a 6 quizá, ya que no llegamos a salir de la ría y petaba ya de lo lindo en ese punto donde estuvimos comentando la fuerza del mismo.

Actualizo, en puertos.es he podido localizar un gráfico bastante aclaratorio, resumen de la media del viento en ese mes, con el pico para ese día 16 claramente visible


Escala de viento http://es.wikipedia.org/wiki/Escala_de_Beaufort

Pero sigamos con la historia en su debida cronología ;)

Preparándonos para llevar los kayaks desde nuestros coches al agua, sí, parecemos David y Goliat, no es que yo sea enano, es que Juan es un pedazo tío :P


Al poco de salir, ahí voy yo,

cuando ya no estábamos resguardados como en el embarcadero, se aprecia el puente de Ribadeo, y el viento ya se dejaba notar, no mucho, pero se notaba, había que agacharse un poquito para mejorar el avance ;). En un día tranquilo no debería haber esas olitas que se aprecian en ese punto tan adentro de la ría.

Otra casi en el mismo punto, pero Tito se había puesto más cercano a mí.


Bueno, ahora vamos con la explicación gráfica del plan y lo que sucedió

Salida desde el punto verde, y la línea verde sería lo que hicimos (continua), y el plan que teníamos en mente (discontinua), o sea, salir de la ría y tirar hacia Tapia.

Como decía, el par de fotos anteriores son antes de llegar al puente que cruza la ría y comunica Galicia con Asturias, seguramente en el punto donde ya podemos trazar una línea recta hacia el puente.
A medida que nos acercábamos a tal puente, el viento nos frenaba más y el oleaje iba en aumento.

Aclarar que yo llevaba mi Solaris casi de estreno, lo poco que había paleado sería en solitario por mi ría, y en general días tranquilos, o sea, que apenas estableciera los límites de la misma, y ese día, viendo que el mar iba en aumento (oleaje) no iba allá muy convencido. Me coloqué en la cola del grupo, y seguimos. Juan y Tito iban confiados, al menos yo así los veía ;) ... entrenan en sus clubs, ya están hechos a sus kayaks, y tienen más experiencia que yo.

Al sobrepasar el puente, la cosa cambió mucho para mí, el viento seguía haciendo que avanzar fuera duro, y las olas ya no eran lo de antes, seguramente el puente marca un punto donde hay un gran cambio en el comportamiento del mar. Para mí esas olas desde ese punto eran, no voy a decir enormes, pero sí que nunca viera ese tamaño de olas dentro de ría (aunque pasamos el puente aún estamos dentro de la ría, queda un cacho para salir de ella). En definitiva, que no me encontraba en mi salsa, por así decirlo ;)

Recuerdo que iba con el culo apretadito :D, pero bueno, poco a poco y llevaba a los compañeros delante de mí, cercanos, pensé que sería una buena forma de evolucionar en cuanto a mi nivel y confianza. Desde luego, si hubiera ido solo ya no estaría allí, quizá antes de sobrepasar el puente diera vuelta ;) También me daba confianza que ya sabía esquimotar ( qué iluso era en ese momento :P )

Tras dejar el puente, si observamos el mapa, nos daremos cuenta de que la tierra nos protege del viento directo durante un trozo, hasta que llega un momento que ya nos da directamente por el costado izquierdo, diagonalmente. No recuerdo exactamente cuánto atrás habíamos dejado el puente, pero en una de estás ... pof, boca abajo, ni tiempo me dió a realizar ningún apoyo (de aquella tampoco tenía lo de los apoyos cuando te desequilibras muy asumidos, y dado el viento mis paladas eran intentando propulsarme lo más posible, por lo tanto no metía las hojas para que me dieran cierto apoyo, algo giradas, sino que verticalmente)

El recuadro rojo sitúa más o menos (quizá fué algo más adelante, donde nos daba más viento y las olas seguramente eran más peligrosas) la zona donde, desde el primer esquimotaje, tuve que hacer dos más, si la memoria no me falla.
Tras el primer esquimotaje, al ponerme derecho, rápidamente pité con el silbato de seguridad que siempre llevo colgado de mi chaleco. Juan y Tito iban delante, y en mi vuelco y posterior esquimo (me salió a la primera y rápido) no habían reparado.
Al oír el silbato ambos vinieron hacia mí.

Aquí no recuerdo exactamente cómo sucedió (hace más de un año de ello ;) ), pero se podría resumir diciendo que al juntarnos, les dije que había volcado y que yo no estaba acostumbrado a ese mar y viento que hacía, que no lo veía claro. Puede que hablando me convencieran de intentar seguir (total sabía esquimotear, ¿qué problema había? ) y seguramente lo intentara (sí, creo que pasó así). El caso es que lo intenté, es decir, intentamos seguir el plan inicial (la línea verde discontínua), pero seguro que ya les dije que yo no saldría de la ría, imaginándome cómo estaría el mar fuera.

Pues llegó el segundo vuelco, mío, por supuesto ;), y posterior esquimo, bien. Ahí ya ellos iban pendientes de mí, volvimos a juntarnos y hablar. Yo aprecié la playa que nos quedaba al NE, y Tito ya sabía de ella. Les dije que yo tiraba hacia allí, y ellos me acompañaron. En las maniobras para cambiar el rumbo (creo que fue debido a ello) y para seguir ahora la línea roja, llegó el tercer vuelco por mi parte (-vaya tío- debían pensar Juan y Tito, -mira que le gusta el buceo- :D )

Debo anotar que aún saliéndome los tres esquimos a la primera y rápido, ya en el primero, dado que llevaba el cuerpo en tensión, la muñeca de mi mano derecha se me resintió. Por lo tanto los demás esquimos me hicieron apreciar que mi muñeca no estaba para más trotes, ya me costaba contrarrestar ese aire para poder avanzar.

Bueno, que finalmente desembarcamos en la comentada playa (siguiendo más o menos el trazado en rojo en el mapa). Curiosamente ahí sí que no volqué (surfeo y apoyos en olas rotas de playa ya lo había practicado y me sentía más confiado, aunque me temía otro chapuzón en ese momento)


Allí desembarcamos los tres, Tito sacó esta foto, mientras yo me colocaba el anorak, después de estar un rato hablando y parados el viento me enfriaba. Juan aguantaba el frío :P

Les contaba mis temores, que veía que había volcado tres veces, y no me veía cualificado para seguir remando, y menos hacia fuera de la ría. Patatín y patatán, me convencieron de que salir de esa playa sería más fácil, pues el viento aunque viniera de frente, pues no desestabiliza tanto como si viene por algún costado, y las olas lo mismo. Yo ya había observado que sobre esa playa llegaba una carretera, y unas escaleras de madera nos comunicaban fácilmente con ella.
Pero en la conversación (además de hablar de la fuerza del viento que podría hacer, los 5 que anoto inicialmente) se habló de ir al faro, por eso de aprovechar el día. En la figura se ve dónde queda el faro y aquí una foto desde la misma playa hacia ese punto (siguiendo la costa, se intuye un puentecito, que comunica con la isla donde está tal faro)


Sí, el rumbo para llegar allí era contra viento y marea (oleaje), pero siempre es más estable que si ambos vienen de lado. Y luego volveríamos a Ribadeo costeando todo lo que nos permitiera, y así protegernos del viento.

La teoría era muy fácil, yo no estaba muy convencido, pero me convencieron ;)
Allá vamos (yo ya estaba preparado, al menos ya llevaba chaqueta :P, y sugestionado ), entonces ahora se trataba de seguir el rumbo azul al inicio desde la playa (hacia el faro), salieron ellos en cabeza y yo el último. Tras pasar la línea donde las olas rompían al acercarse a la playa y metidos algo ya adentro, recordemos, mi muñeca me daba molestias, y en ese momento me di cuenta de lo que me quedaba aún hasta el faro, todo ello contra el viento.

Fue pensarlo y decidir en ese momento abandonar la idea de ir hacia el faro. Creo que les pité con el silbato, y dirigí mi proa hacia el puente (como se aprecia en el dibujo, sería el círculo azul donde cambio el rumbo inicial al salir de la playa) con la intención de que vieran que no iría al faro, sino que abandonaba y retornaba para llegar al embarcadero.

Juan y Tito se vinieron de vuelta, para acercarse a mí, y creo que ya entendían mis intenciones.
Y aquí viene lo que vi que fue mi mayor problema. Mi intención, como ya dije, era ir directo hacia el puente, alejado lo más posible de la zona rocosa, puesto que allí además de estar las rocas, las olas se ponían muy encabritadas aún alejadas de esas rocas.

Juan vio que si seguía con ese rumbo que yo llevaba la deriva que me aplicaba el viento me acercaba peligrosamente a las rocas, o mejor dicho, a donde ya las olas se empezaban a encabritar y éstas eran las peligrosas, pues me cogerían totalmente de lado y me llevarían directamente hacia las rocas. Él se me adelantó y se puso del lado de las rocas (no puedo evitarlo, pero tengo que decirlo, Juan es un muy buen compañero de paleo, da confianza salir con él  y detalles como este lo demuestran), para establecer por así decirlo un límite del cual no debía pasar, y me decía gira hacia la derecha.

Aquí mi fallo, me era imposible poner la proa más hacia la derecha, una por el viento, eso estaba claro, y otra, que luego en tierra y analizando la situación asumí, era mi falta de confianza en el canteo por el lado izquierdo (tanto en aguas calmas como para más inri en ese pedazo oleaje de ese día) que nos ayuda a girar a derecha. Si nos paramos a pensar y viendo los rumbos que se aprecian en el gráfico la influencia del viento sobre mi kayak, en el trayecto en rojo (desde el rectángulo rojo hasta que nos pusimos delante de la playa mismo), así como en el trayecto azul (que va desde círculo hasta rectángulo de
ese mismo color) deberían ser semejantes, muy semejantes (el dibujo es una idea de los trayectos que ahora puedo imaginarme y plasmar, no se ajustan exactamente a lo hecho realmente, faltaría más, no llevaba GPS :D ).
La única diferencia de esa influencia es que sería por lados contrarios, al ir hacia la playa (ruta roja) el oleaje y viento me viene por mi izquierda. Y al volver (ruta azul hacia puente) me coge por la derecha.

Y para llegar a la playa (ruta roja) no tuve ningún problema en dirigir el kayak, no así al intentar ir de vuelta hacia el puente (ruta azul).

En definitiva, que me era imposible llevar el kayak por donde yo quería, me comía demasiada energía el querer girarlo para alejarme de la costa rocosa. Estaba derrengado :(
Remé bastante trozo marcha atrás, por no querer poner proa hacia la playa desde donde estaba, no me quería arriesgar a otro vuelco allí donde estaba, donde las olas, a poco que me descuidara me lanzarían contra las rocas. Lo dicho, remé hacia atrás hasta colocarme de nuevo frente a la playa. Una vez allí ya orienté la proa hacia la playa y desembarqué de nuevo.
Juan y Tito me acompañan.

Una vez allí lo tuve claro, les dije que no íbamos a arriesgar, primero porque yo sería el más afectado y ellos se verían implicados. Que si no hubiera una carretera hasta allí que podía intentar salir de nuevo, pero que prefería quedarme allí y que me recogieran por tierra.

Tito se quedó acompañándome, mientras Juan salía rápidamente. Su rumbo desde la playa fue como para ir al faro, y se adentró mucho en el mar manteniendo tal rumbo (mi dibujo ahí sí que es muy ajustado, debió seguir lo trazado con la línea azul discontinua).

La razón no era otra que así evitar que el viento lo arrastrase a donde yo había tenido esos problemas de falta de gobernación en cuanto a dirigir el kayak.

Si yo no hubiera girado mi proa hacia el puente tan cerca de la playa, es decir, si
avanzara más en línea contra el viento, hasta llegar al medio de la ría, entonces,
seguramente la zona de rocas no sería ningún problema, pues quedaría muy alejada y la deriva que el viento me transmitiese no sería tanta como para acercarme a esa zona.

Pero todo esto lo analicé luego una vez en casa, tranquilo y calentito. Porque en la playa, viendo que acababa de estar en una situación de descontrol total de mi kayak, no me apetecía nada volver al agua en ese momento. Ya practicaría a su debido tiempo, por hoy ya tenía bastante adrenalina en sangre :D

Al final, Tito se marchó navegando cuando ya lo empezaba a coger el frío (por el viento que hacía). Yo estuve esperando en la playa, ya subí el kayak por las escaleras, para cuando llegara Juan tenerlo listo para cargarlo en el remolque ...
y comieron perdices y fueron felices :P

Bueno, no comimos perdices, cenamos en un local de comida rápida en Ribadeo mismo, pizzas, hamburguesas, etc... :P A lo cual nos invitó Tito, si mal no recuerdo :)

Desde ese día, tras practicar más en técnicas donde no me veía confiado, y tener más horas de paleo sobre el Solaris, pues a día de hoy no me he encontrado en una situación semejante. Más que nada porque el viento nunca más me ha cuadrado tan elevado.
Recuerdo que en la quedada de Liméns de ese año (diciembre), el día que navegamos, aunque había movimiento de mar el viento no era tal, y antes de meterme en el agua creía que los vuelcos iban a ser varios, hablo de mí ;) Por suerte no tuve ninguno, pero lo dicho, ya tenía más asimilado ambos canteos, así como el meter la hoja para que genere empuje y apoyo igualmente, y más horas sobre ese kayak, que quieras que no se notan, también los apoyos que se necesitan cuando tienes un breve desequilibrio (ese día me salieron unos cuantos, quizá era por que iba más concentrado, si no me hubieran salido
seguramente acabaran en vuelco).

Pero aún hoy en día, por ejemplo, canteo más confiadamente del lado derecho que del izquierdo.

Resumo, que hay que practicar diversas técnicas (no sólo se trata de remar y avanzar), siempre, y no confiarnos. Si vamos en grupo tratar de intentar subir nuestro nivel, hasta que veamos que no estamos cómodos, en ese momento vale más salirse a tierra y no arriesgar, ni a ti ni al grupo.
No pensemos, como algunos pueden hacer, que porque seamos unos deportistas o atletas podemos con todo, ahí un ejemplo que se comentó en su día.

Espero que os haya entretenido y aprendido algo al respecto.
Ahora espero las preguntas, si es que las hay.

Navegación

[0] Índice de Mensajes

[#] Página Siguiente

Ir a la versión completa