Autor Tema: Mi bautismo  (Leído 2888 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado RasKebdana

  • Marinero
  • **
  • Mensajes: 138
Mi bautismo
« : 04 abril, 2006, 09:37:13 am »
Hola:

Como precursor de este "cajón de sastre", os voy a ilustrar sobre las desventuras de un ciclista "descerebrao" metido a kayakista "más descerebrao".

Todo empieza con la invitación de un cabr... !! huyy ¡¡... amigo para hacer una travesía en kayak. Algo potente, porque para hacer mar***nadas, ya voy en moto.

No tengo ni idea de navegar, así que todo lo que me va a explicar es nuevo para mí. Automáticamente mi mente calenturienta empieza a planificar entrenamientos y demás zarandajas.

Después de varios dias preparando el kayak y el lugar de ubicación, salimos una tarde una horita desde la marina seca del puerto.  Todo es nuevo. Me deja montar primero en la bañera. No llego a los reposapíes y el asiento no tiene respaldo. Miento, tiene una riñonera pero está suelta, la tenemos que calzar con esponjas porque soy tan pequeño que me pierdo en la bañera. Previamente me he colocado el cubre, y me siento como una colegiala con la falda por los sobacos, y encima el chaleco.

No hay forma de colocar el cubre en la bañera, cuando no se sale de un lado se sale de otro. Y el cabrón de Melilla me alienta diciendome: "así se aprende ...   :lol:  :lol:  :lol: ". Mi mayor preocupación era el tiempo que estabamos empleando en salir.

Porfín salimos de la marina seca, y nos dirigimos al puerto. Voy remando y los brazos empiezan a no ser del cuerpo. Me duelen una barbaridad, y Melilla me dice: "cuando claves la pala empuja con el brazo, no tires del remo ...  :twisted: ". Pero que cabrón, me lo podía haber dicho antes. Me voy acostumbrando a la remada, y la cosa se hace más llevadera, pero el dolor de brazos me acompañará durante todo el paseo.

Tuvimos una tarde de cine, el mar estaba como un plato. Una experiencia muy agradable. Melilla me estuvo explicando como afrontar las olas que vienen de lado, y estuvimos jugueteando con la estela de las embarcaciones que pasaban por la darsena del puerto.

Para ser el primer día, me lo pasé de fábula.

Informe de daños: No me siento los brazos, los lumbares los tengo fundidos, y ya empiezo a tener marcas del sol en los brazos. El moreno "Agromán" me acompañará de nuevo este verano.  :wink:

En breve: "El viento, esa 'mala persona'"